Estrés

Cuando una persona se enfrenta a una situación que requiere mucha energía y la persona percibe que necesita una gran cantidad de recursos se produce una respuesta que prepara al organismo para su adaptación. Pero, en ocasiones, la continua exposición a elementos estresantes o el exceso de energía requerida puede llevar a un desbordamiento que se traduce en:

Consecuencias físicas:

  • Aumento tasa cardíaca
  • Aumento frecuencia repsiratoria
  • Hipertensión
  • Fatiga
  • Insomnio
  • Dolores corporales
  • Migrañas
  • Presión en la mandíbula
  • etc.

Consecuencias psicológicas y comportamentales

  • Ansiedad
  • Síntomas depresivos
  • irritabilidad
  • Impaciencia
  • Frustración
  • Actividad mental acelerada
  • Pérdida sentido humor
  • Consumo sustancias
  • Cambios en los estilos de vida
  • Cambios estilos de alimentación
  • Problemas de memoria
  • etc.
A %d blogueros les gusta esto: