Resiliencia: reconstruirse ante las adversidades

A lo largo de la vida aparecen situaciones, problemas y conflictos que ponen a prueba a las personas y en muchas ocasiones resulta bastante difícil saber cómo gestionarlo y superarlo. En esta entrada me gustaría hablar de la resiliencia. ¿Sabéis qué es?

La resiliencia es la resistencia y la capacidad para reconstruirse que presenta una persona ante las adversidades de la vida para salir de ellas fortalecido. Es la capacidad del cerebro a adaptarse a situaciones estresantes como podrían ser catástrofes, terrorismo, violaciones, ruptura, pérdida de trabajo o cualquier situación que pudiera generar un elevado nivel de estrés.

Diferentes estudios señalan que las personas con resiliencia están más satisfechas con la vida gozando de mayor bienestar psicológico. De hecho, las personas que usan técnicas de aceptación en situaciones de crisis presentan menos síntomas de estrés postraumático.

¿Qué aspectos componen la resiliencia? ¿Qué hacer para trabajar la resiliencia? Os dejo unas recomendaciones sobre cómo mejorar la resiliencia.

Conócete mejor

  • Reflexiona sobre lo que de verdad te importa y oriéntate a tus objetivos vitales. Tener un propósito de vida te ayudará a centrarte en algo positivo y que te importe de verdad.
  • Céntrate en tus logros, en lo que quieres mejorar, confía en ti y en tus propios recursos.

Cuídate más y mejor

  • Las quejas se admiten por un tiempo limitado al día o a la semana. Si las dejas campar a sus anchas son improductivas y consumen energía.
  • Cuida tu cuerpo: alimentación sana, actividad física y sueño de calidad.
  • Desconecta para conectar. Desconecta del trabajo, de obligaciones y preocupaciones para conectar con tu familia o amigos. Esto ayudará a regular el estrés.
  • Crea un espacio de paz y tranquilidad donde relajarse ante las prisas y el estrés.
  • Cultiva tus aficiones que generen sensaciones positivas y agradables.
  • Usar el humor puede ayudar a sentirse mejor y a desdramatizar la situación para poder evaluarla de una forma más práctica.

Comunícate mejor

  • El uso de la asertividad (comunicación no violenta ni evitativa) fomenta la gestión efectiva y respetuosa de los conflictos defendiendo la propia postura.

Como veis no es nada del otro mundo. Todas estas características se pueden entrenar y mejorar para ayudar a las personas a disponer de recursos para facilitar su adaptación y mejorar su calidad de vida.

Si crees que te desmoronas ante una situación estresante, crees que te sobrepasa impidiéndote actuar o que te cuesta pasar página te recomiendo que te plantees el buscar ayuda de un profesional de la psicología para que te ayude a trabajar la resiliencia.

Fuentes:

Santos, R. (2016) Qué es la resiliencia. Infosalus.

Sánchez-Hernández, O., García, s. y Canáles, A. (2020). Resiliencia y bienestar frente al Covid-19. Universidad de Murcia.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: