Como apoyar a alguien que sufre

¿Qué hacer cuando queremos apoyar emocionalmente a alguien?

En multitud de ocasiones hemos sido testigos de cómo alguien de nuestro entorno pasa por una situación complicada y no hemos sabido cómo reaccionar o cómo prestarle ayuda.

Es un momento donde surgen muchas dudas como ¿Qué digo?, ¿qué hago?, ¿Por qué no habla?, etc.

A continuación se detallan algunas ideas para guiar a cualquier persona en el apoyo emocional.

1. Hacer saber que estamos disponibles

Una buena manera de ayudar es hacer saber que pueden contar contigo y saber qué esperan de ti. ¿Qué puede hacer por ti? Es un buen comienzo para el apoyo emocional.

2. Normalizar sus emociones

Cada persona reacciona ante las situaciones de la vida de forma diferente y todas ellas son válidas. Llorar no es malo ni en mujeres, ni en hombres, niños o adultos.

3. Escuchar

Es muchas ocasiones la persona que lo está pasando mal necesita desahogarse, dar su punto de vista y no recibir mil consejos sobre lo que debería de hacer o sentir. Es mejor centrarse es sus necesidades y facilitar su expresión y no nuestra visión del mundo perfecto.

4. Los silencios no son malos

Existen personas que se sienten incómodas ante el silencio. Pues bien, en ocasiones son necesarios y normales. Si decidimos apoyar y acompañar a esa persona que lo está pasando mal, debemos respetar su ritmo y hacerle sentir que estamos para cuando él/ella lo necesite.

5. Respetar su intimidad

Ofrecer nuestro apoyo a una persona que no lo está pasando bien no significa que tenga que contarlo todo. Si hay algo que la persona no quiere revelar o siente que no es el momento debemos respetarlo.

6. Respetar su soledad

Al igual que con la intimidad, debemos respetar el deseo de que quiera pasar tiempo a solas. Puede que el estar con uno mismo le ayude a recuperarse. Siempre podremos hacerle saber que puede contar con nosotros cuando lo necesiten.

7. Uso del contacto físico

El contacto físico crea una sensación inmediata de calidez, cercanía y seguridad. Un abrazo, poner nuestra mano en su hombro o mano son algunos ejemplos. Aún sí, debemos valorar si la persona está abierta a ello y actuar con cautela ya que hay personas que pueden sentirse incómodas con ello.

8. Observarle

Cuando alguien lo está pasando mal debido a una situación complicada, es probable que pase más tiempo dándole vueltas a lo ocurrido y que su día a día se vea alterado. Por ejemplo, olvidos diarios, abandono o cambio de rutina, menos iniciativa para hacer cosas, etc. Estas reacciones son normales en un principio. Pero si persisten en el tiempo o se agravan es recomendable sugerirle la posibilidad de acudir a un psicólogo.

Fuentes:

¿Qué son los primeros auxilios psicológicos? Porcar, I. (2016). Universidad Autonómica de Barcelona.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: